Casablanca tuvo que esperar

Desde la Guerra Civil hasta la caída del nazismo, en 1945, Alemania tuvo una posición hegemónica en el cine que se proyectaba en nuestro país. El origen de esa situación de privilegio fue un acuerdo de colaboración cinematográfica entre la España de Franco y la Alemania de Hitler, firmado en noviembre de 1938, pocos meses antes de terminar la Guerra Civil, y que tendría una enorme repercusión en los años posteriores.

Bogart y Bergman: encuentro en el Café de Rick

Casablanca se demoró en España porque no era favorable a la causa nazi

Sobre el papel, se trataba de que Berlín produjera películas y noticiarios muy favorables a la causa franquista, y a cambio, las producciones alemanas tendrían un trato ventajoso en las pantallas españolas. Y todos contentos. Durante la Guerra Civil, la industria del cine en España había quedado en los mínimos y el acuerdo permitió que la casa alemana Tobis se hiciera con el control de los noticiarios y que la productora UFA, bajo el mando directo de Goebbels, sembrara la cartelera española de sus largometrajes.

La colaboración con la Alemania de Hitler  llevó a que se prohibieran en España películas contrarias a la causa nazi

Nada más empezar la Segunda Guerra Mundial, ese mismo convenio le permitió a Hitler asegurarse un trato cinematográfico exquisito por parte de Franco. Tanto, que desde 1940 las autoridades del Reich hicieron llegar al gobierno español las listas de las películas que debían ser consideradas como “anti-alemanas” y como propaganda difamatoria para la causa nazi, con la certeza de que serían prohibidas en nuestros cines.

Algunos cineastas, como Julien Duvivier, Abel Gance, Max Ophüls y Jean Renoir tuvieron que escapar del nazismo

Sospechosos habituales para los nazis. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Julien Duvivier, Abel Gance, Max Ophüls y Jean Renoir

Las listas (1) incluían títulos de todas las grandes productoras estadounidenses: Paramount, Warner, MGM, United Artists, RKO y Twenty Century Fox, así como una relación muy prolija de películas francesas que habían sido prohibidas en la zona bajo ocupación alemana y que en muchos casos eran muy anteriores al comienzo de la guerra. Entre ellas estaban algunos de los mejores films del cine francés: La kermesse heroica (Jacques Feyder, 1935), Pépé le Moko (Julien Duvivier, 1937) o Le jour se lève (Marcel Carné, 1939), así como buena parte de la filmografía de Jean Renoir: La gran ilusión, La regla del juego o Los bajos fondos y títulos cuyo principal pecado era el de haber sido realizados por directores de ascendencia judía, como Abel Gance y Max Ophüls. Naturalmente, a ellos se sumaba la larga diáspora de cineastas europeos que huyeron del nazismo y que han sido objeto del excelente documental Exiliados: de Hitler a Hollywood.

Los archivos oficiales reflejan hasta que punto llegaba la bochornosa adhesión de las autoridades españolas a las instrucciones del Reich. En 1940, el director general de Cinematografía en esa época, Manuel Augusto García Viñolas, manifestaba en una carta a sus homólogos a alemanes (2): “He recibido la lista de películas, americanas, inglesas y francesas que considera Alemania ofensivas a su misión política. (…) apurando hasta donde sea posible nuestra intervención, tengo el gusto de notificar a usted que este Departamento adoptará todas las medidas a su alcance para que las películas cuya lista me comunica no tengan posibilidades de comercio cinematográfico

Leni Riefenstahl en una visita para estrechar lazos con altos cargos del régimen de Franco

Una prueba de “neutralidad”. La documentalista favorita de Hitler, Leni Riefenstahl , con altos cargos de la cinematografía española, en octubre de 1943. A la derecha de la foto, Joaquín Soriano y a su lado Patricio González de Canales, que ejercerían además de censores durante largos años.

La colaboración se prolongó durante toda la contienda y afectó a películas como la memorable Casablanca, dirigida en 1942 por Michael Curtiz, que estuvo prohibida en España hasta 1946. Tal prohibición se hizo invocando el principio de “neutralidad”. El mismo García Viñolas que se había mostrado tan receptivo con las “listas negras” de los alemanes, prohibió en 1944 Casablanca con el argumento de que “La película no es más, en definitiva, que una producción encaminada a desprestigiar a varios de los Estados en lucha y autorizar su proyección en el territorio español, daría lugar a que en estricta justicia se admitiere su réplica convirtiendo una nación neutral en un campo propagandístico opuesto a todo principio de soberanía” (3)

Nota: Los documentos oficiales (1), (2) y (3) a los que hace referencia este artículo se pueden consultar en las cajas 21/47, 21/156 y 21/1038 del Archivo General de la Administración, en Alcalá de Henares
Anuncios

4 Respuestas a “Casablanca tuvo que esperar

  1. No viví la censura, me escape por los pelos. Y me encanta que alguien con grandes conocimientos me cuente como fue aquello.
    Gracias por tan curiosos relatos.

  2. Efectivamente, algunas cosas han dejado una marca muy duradera.

    Sobre todo, llama la atención que la clase política se sienta con derecho a declarar una cosa y hacer la contraria gracias a una larga experiencia en la manipulación del lenguaje.

  3. Otra cosa que dejo atada y bien atada el dictador. Aún mantenemos a fuego en el cerebro la autocensura.

    ánimo con destapar como se inculcó.

  4. Me atrevo asegurar que a la mayoría de jóvenes de hoy en día, estás historias le saben a distopías, ficción. Pero fue algo tan real y concreto que todavía estamos viviendolo en carnes propias (censura, la segunda guerra mundial, etc)

    Gracias por compartirnos este tipo de historias (la historia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s