La mala sombra del garrote vil

El verdugo acaba de cumplir 50 años y ya nadie discute su carácter de obra maestra. Pero en su momento, el rodaje se hizo en unas condiciones tan difíciles que hoy podemos decir que sobrevivió de milagro.

Cartel de El verdugo

El affiche de El verdugo, una de las mejores realizaciones del cartelista Mac

Estábamos en plena dictadura y cuando Berlanga rodó las últimas tomas, en verano de 1963, no podía imaginar la que se le venía encima. Sobre todo por una inesperada y dramática coincidencia. El 17 de agosto, quince días antes de que la película se estrenara en el Festival de Venecia, los anarquistas Enrique Granado y Joaquín Delgado fueron ejecutados mediante garrote vil.  Las ejecuciones provocaron manifestaciones de condena en todo el mundo y tuvieron un efecto colateral, convirtieron El verdugo en un alegato de máxima actualidad contra la vigencia del siniestro garrote en la España de Franco. Algo sumamente molesto para el régimen y para la “marca España”. Más cuando el turismo empezaba a llegar masivamente.

En aquella época, la censura de la prensa en España no dejó que trascendiera nada, pero hoy los documentos permiten reconstruir el calvario que vivió la película antes y después de su proyección en Venecia.

El garrote vil se convirtió en un objeto muy incómodo

El garrote, instrumento de ejecución de la pena capital utilizado en España hasta 1974

Los anarquistas Joaquín Delgado y Enrique Granado

Delgado (izda) y Delgado, los dos anarquistas ajusticiados con garrote vil poco antes de que se estrenara El verdugo en Venecia

Berlanga y Azcona habían terminado el guión a finales de 1962, inspirándose en un hecho real, el caso de la envenenadora de Valencia. Director y guionista ya habían colaborado en Plácido y en un episodio de la coproducción europea Las cuatro verdades. Los dos cineastas eran conocidos dentro y fuera de nuestras fronteras y embarcaron la productora española Naga Films y a la italiana Zebra Films, para llevar el guión a la pantalla. La censura puso objeciones al contenido erótico de algunas escenas entre José Luis (Nino Manfredi) y Carmen (Emma Penella), obligando a hacer cambios en el guión, pero el rodaje comenzó sin más contratiempos a mediados de abril.

Berlanga, en Palma de Mallorca, durante el rodaje de "El verdugo"

Berlanga, en una pausa del rodaje de El verdugo, quizás preocupado por la que se avecina

A los pocos días, la opinión pública internacional se vio sacudida por el juicio y el fusilamiento de Julián Grimau, dirigente comunista de los tiempos de la Guerra Civil que había sido detenido tras volver clandestinamente a España. Su ejecución provocó grandes protestas y convirtió la pena de muerte en algo muy presente. El franquismo aparecía manchado de sangre en los periódicos de todo el mundo.

Pero todavía faltaba una nueva vuelta de tuerca y llegó cuando la película ya estaba rodada y seleccionada para Venecia. La ejecución de los dos anarquistas convirtió la historia de ficción de El verdugo en algo dolorosamente real. Pese a ser una tragicomedia, la presencia del garrote vil en varias escenas le dio un valor testimonial inesperado.

Tras el paso de El verdugo por Venecia, la censura intervino de nuevo para eliminar todas las referencias al garrote vil

Alfredo Sánchez Bella, embajador en Roma y autor de un furibundo ataque a "El verdugo"

Alfredo Sánchez Bella, el embajador español en Roma

En la víspera de su proyección en la Mostra, el embajador español en Roma, Alfredo Sánchez Bella, pidió ver la película en un pase privado y montó en cólera ante lo que calificó como “uno de los más impresionantes libelos que se han hecho contra España”.  El embajador, un franquista de la vieja guardia, subrayó la “tremenda inoportunidad del tema” y puso el grito en el cielo porque la censura hubiera dejado pasar aquel “panfleto político”.

El estreno en Venecia se produjo en un clima enrarecido y sin saber muy bien cuál iba a ser el destino de El verdugo al volver a España. Afortunadamente, hubo dos cosas que jugaron a su favor, que se llevara el Premio de la Crítica Internacional del Festival y que fuera una coproducción, por lo que quedaba fuera del control absoluto de las autoridades españolas.

La presencia del garrote vil se convirtió en testimonio muy incómodo para el régimen

En la imagen superior, Amadeo (Pepe Isbert) saca su siniestro instrumental. A la derecha, hace un simulacro en broma de una ejecución. Y en la imagen inferior, José Luis (Nino Manfredi) espera angustiado que le liberen de estrenarse como verdugo. Todas estas escenas fueron prohibidas por la censura.

Pero eso no impidió que a su regreso, El verdugo tuviera que someterse a nuevos tijeretazos de la censura, que esta vez se fijaron en algo que, curiosamente, les había pasado inadvertido: la aparición recurrente del garrote vil como un artilugio, funesto y anacrónico, que dejaba en evidencia la supuesta modernización del régimen.

Anuncios

5 Respuestas a “La mala sombra del garrote vil

  1. En cuanto a la presencia del garrote en el cine, deberíais ver la película de Rovira Beleta “Los atracadores”. Ahí se ve una escena muy cruda de la “ejecución “de Julián Mateos. En esta película no se ve censura por ninguna parte. A lo mejor es que no la vieron antes. Además, también es del año 1962. Excelente película que recomiendo.

  2. En efecto, Rafa, aquellos años fueron tristes y 1963 lo fue especialmente. Se le podría bautizar como el “año del verdugo”. Por eso me pareció que había que intentar relatarlo en una novela negra como “Ocho pingüinos”.

  3. Afilada y contundente entrada. Muy acertada en su emparejamientos con los hechos históricos que acontecían, como las vueltas que da el propio artilugio. Un saludo.

  4. Debe ser por estas razones (y otras aún peores) que el cine español es tan suave con la historia del propio país y sus brutales problemas creados, para su propio beneficio, por los eternos caciques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s