Usted tiene derecho a no guardar silencio

Un amigo me manda el enlace del Museo Virtual de la Censura, creado por la fundación libanesa March (nada que ver con la fundación española del mismo nombre) para denunciar las limitaciones a la libertad de expresión en este país. Con el lema You have the right not to remain silent (Usted tiene derecho a no guardar silencio), la fundación, encabezada por la activista Lea Baroudi, ha decidido plantar cara a las decisiones de los organismos censores, que se aplican con tesón y arbitrariedad, desde 1921, a todo lo que se lee, oye y ve en el Líbano.

Una iniciativa de la fundación libanesa March

El Museo Virtual de la Censura refleja los problemas de la libertad de expresión en el Líbano.

Sigue leyendo

Anuncios

Charlie Hebdo y el cerdito de Disney

El 2 de noviembre de 2004 el cineasta holandés Theo Van Gogh moría abatido a tiros por un integrista musulmán de origen marroquí. Su “pecado” había sido rodar un documental, titulado Submission (Sumisión) dedicado al papel que los fundamentalistas atribuyen a la mujer. El trabajo de Van Gogh, que apenas dura 10 minutos, es un monólogo escrito por la somalí Ayaan Hirsi Ali. Ambos fueron amenazados de muerte, pero Van Gogh renunció a la protección policial y pagó con su vida la ofensa al islamismo radical.

Diez años más tarde, la brutal sacudida que ha provocado la matanza en Charlie Hebdo vuelve a poner en primer plano (y de qué manera) el viejo conflicto entre fundamentalismo y libertad de expresión. Cierto que suele ser un combate tan desproporcionado como el que ha enfrentado los kalashnikov de unos yihadistas con los lápices de unos dibujantes satíricos.

Theo Van Gogh

El rodaje de Sumisión en 2004 le costó la vida a Theo Van Gogh

Vaya por delante que ese conflicto no se limita al integrismo musulmán. Muchas religiones lo han llevado al límite y algunos sistemas políticos han oficializado el terror para acabar con cualquier voz discordante. Y a menudo ha sido la alianza entre la religión y la política la que ha tenido consecuencias más duraderas y devastadoras. Sigue leyendo