Ni una copa con Leslie Howard

Hay muchos interrogantes sobre el paso de Leslie Howard por Madrid, en plena II Guerra Mundial, y su trágica muerte cuando volvía a Inglaterra y su avión fue abatido por los nazis. Hay quien asegura que el británico, que ya era un actor consagrado y venía como conferenciante, era en realidad un agente de su Majestad y traía el cometido (seguramente ingenuo) de conocer el grado de neutralidad de Franco en la contienda. Otros afirman que Madrid solo era una escala en su verdadero destino, Lisboa, de donde finalmente despegó el vuelo que le condujo a la muerte el 1 de junio de 1943.

Por desgracia, en este artículo no podré desvelar las circunstancias de la desaparición del intérprete de Ashley Wilkes en Lo que el viento se llevó y si murió llevando información sensible. Más bien voy a añadir un poco de misterio al asunto, porque buceando en los Archivos de la Censura encontré el original de un documento que me llamó la atención y quiero compartir con quienes leáis este blog.

Lesile Howard

El actor Leslie Howard pudo venir a España como agente británico

Sigue leyendo

Anuncios

Fellini, pecador público

Cuentan las crónicas que el 5 de febrero de 1960, cuando Federico Fellini y Marcello Mastroianni asistían al estreno de La dolce vita en un cine de Milán, estuvieron a punto de ser golpeados por un grupo de espectadores enfurecidos. Se libraron por los pelos, pero uno de los asistentes escupió a Fellini a la cara, mientras a Mastroianni le caían improperios como “cretino”, “calavera” y “comunista”.

La famosa escena del baño de Anita Ekberg en la Fontana de Trevi

La escena de Anita Ekberg en la Fontana de Trevi incendió los ánimos de los vigilantes de la moral, antes de convertirse en un icono de la historia del cine

Sigue leyendo

El Festival de Cannes y el túnel del tiempo

El cartel promocional del reciente Festival de Cannes, dedicado a la película A New Kind of Love y a la pareja protagonista Paul Newman-Joanne Woodward, que además eran matrimonio en la vida real, me ha hecho recordar la mojigata intervención de la censura cuando se estrenó esta comedia romántica en la España de Franco, en 1963.

Cartel Cannes

Paul Newman y Joanne Woodward, en el beso que inspiró el cartel del Festival de Cannes

Sigue leyendo

La otra navaja de Buñuel

La asociación entre “navaja” y “Buñuel” nos lleva inmediatamente a las primeras imágenes de Un perro andaluz, con esa navaja de afeitar cortando un ojo, convertida en uno de los iconos del surrealismo. Pero no es la única vez en que el director aragonés demostró su afición a provocar recurriendo a las armas blancas. Volvió a hacerlo en Viridiana, una de sus películas más perseguidas, prohibida en España durante la dictadura y sin estrenar en nuestras salas comerciales hasta 1977, dieciseis años después de su rodaje.

La navaja-crucifijo era conocida también como "navaja de monja".

Navaja-crucifijo que se conserva en el Museo de la Cuchillería de Albacete.

La navaja que aparece en Viridiana es un modelo muy común que se fabricaba en Albacete y tenía la particularidad de que el mango era un crucifijo. Era de pequeño tamaño y durante la primera mitad del siglo pasado su uso fue muy habitual entre los clérigos de esta región manchega, hasta el punto de que se la conocía como “navaja de monja”.

Sigue leyendo

El cine “repelente” de Jesús Franco

Jesús Franco ejerció de ayudante de Orson Welles en "Campanadas a medianoche"

Jesús Franco era un hombre pegado a una cámara.

A raíz de la muerte de Jesús Franco (Madrid, 12 de mayo de 1930-Málaga 2 de abril de 2013), todas las reseñas han coincidido en subrayar las personalidades múltiples de este director  a contracorriente.

Basta echar un vistazo a la lista de seudónimos que utilizó a lo largo de su carrera y a su producción ingente de películas (llegó a dirigir hasta seis al año), para reconocer que aunque no te encuentres entre sus seguidores, como es mi caso, defendió tenazmente su  libertad creativa contra viento y marea.

En sus películas se mezcla morbo, kitsch, erotismo, terror, homenajes cinéfilos, porno, gore y premeditado mal gusto, pero lo más sorprendente es que mantuvo ese estilo hasta en los momentos más difíciles.

Sigue leyendo