Mustang, un retrato de la mujer en la Turquía rural

Actualmente Turquía sufre un grave déficit democrático. Me duele mucho contemplarlo. La gente tiene miedo de expresar sus opiniones en público. Los derechos y los logros sociales son vulnerados, especialmente para las mujeres”.

Quien se expresa con esta contundencia es Deniz Gamze Ergüven, directora de Mustang, que llega a nuestras pantallas mientras la Unión Europea hace su pacto vergonzante con Turquía y mientras el gobierno de Erdogan lanza una violenta ofensiva contra la libertad de expresión y contra los medios que considera hostiles (incluyendo las redes sociales).

Fotograma de Mustang.

Mustang es un retrato de la situación de la mujer en la Turquía rural

Sigue leyendo

Una palabra por cada latigazo

La actualidad manda y, a veces, de forma sonrojante. El cineasta iraní de origen kurdo Keywan Karimi se enfrenta a la pena de 223 latigazos y un año de cárcel, ratificada por las autoridades de Teherán como “castigo” por haber rodado Writing on the City. Este documental, al que ya me referí en un artículo anterior y que hace un recorrido por mensajes y grafitis que han aparecido en los muros del país, ha sido catalogado como propaganda antigubernamental y un “insulto a la santidad”. De momento, la respuesta a este brutal desatino han sido numerosas protestas internacionales, la última del Festival de Cine de San Sebastián, que ha denunciado al gobierno iraní por “permitir atrocidades como ésta”. Otra expresión de rechazo es el documental 223 Words, en el que otros tantos cineastas de todo el mundo escogen una palabra de apoyo al joven director. Una por cada latigazo. El documental se puede ver en Vimeo.

Basilio Martín Patino interviene en apoyo de Karimi

El director español Basilio Martín Patino es uno de lo numerosos cineastas que han expresado su apoyo a Karimi en 223 Words.

 

Señales de alarma

En las últimas semanas asistimos a una alarmante proliferación de casos que han convertido la actividad cultural en este país en una gigantesca diana. Dos titiriteros van a parar a la cárcel acusados de apología del terrorismo por un cartel y un espectáculo claramente paródicos. La acusación, disparatada y manipuladora, llegó a ser recogida por los principales medios internacionales; The Independent, Libération, el Financial Times, Le Monde, la CBS y el mismísimo New York Times, entre otros muchos, abordaron el asunto en crónicas que dejaban entrever el desconcierto de sus corresponsales.

Dani Rovira, en los Goya de 2106

Dani Rovira, tras la presentación de los Goya, se lamentó de sufrir un “linchamiento” en las redes sociales.

Tras varios días de histeria inquisitorial, el caso se desinfló a gran velocidad, pero el daño ya estaba hecho.

Sigue leyendo

Los juegos del hambre (y los juegos del hombre)

Todos los fundamentalismos religiosos tienen una fijación común: el sexo. Y más en particular el femenino. Creo que el porqué no es ningún misterio. En los cimientos del estrecho mundo ultraconservador, el sexo asoma como una asequible vía de escape a la libertad. Y ya se sabe que la libertad es lo contrario al pensamiento único, reglado y monolítico. Así que para los ortodoxos de cualquier credo y pelaje, el sexo invoca peligrosas fuerzas, desata fantasías apocalípticas y amenaza con la pérdida del control. Y la mujer es la principal instigadora de esa amenaza.

Este preámbulo viene a cuento por la noticia de la extraña mutación que ha sufrido el cartel de Los juegos del hambre 4 en algunas ciudades sometidas al gobierno israelí. En varios lugares del país, el cartel original sólo ha conservado el fondo del pájaro en llamas porque los distribuidores del film en Israel decidieron eliminar a Jennifer Lawrence para no molestar a la comunidad judía ultraortodoxa.

Jennifer Lawrence desaparece del cartel. de Juegos del hambre.

El cartel de Los juegos del hambre 4, y su versión difundida en algunas localidades de Israel.

Sigue leyendo

Gaffitis y latigazos

A lo largo de este mes de noviembre un tribunal iraní decidirá si mantiene o conmuta la pena de seis años de cárcel y 223 latigazos para el director Keywan Karimi por su documental Writing on the City (Escribiendo en la ciudad).

La osadía de este director de treinta años ha sido filmar los testimonios que los iraníes fueron dejando sobre los muros de Teherán entre 1979, cuando se produjo la caída del Sha y la Revolución Islámica, y 2009, cuando el país se vio sacudido por una corriente reformista que cuestionaba la hegemonía conservadora de los ayatolás y la reelección de Mahmoud Ahmadinejad.

Karimi, pendiente de juicio en Irán

El director iraní Keywan Karimi

No comprendo lo que me sucede”– ha declarado el cineasta– “De momento soy libre. Puede que mañana me arresten o que el gobierno se replantee mi condena si hay una movilización internacional. Estoy preparado para todo”.

Sigue leyendo

Lo que se ve en “B”

Tiene motivos David Ilundain (Pamplona, 1975) para sospechar que alguien está jugando sucio con su recién estrenada “B”, la película sobre las declaraciones del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, ante el juez Ruz. Tal como se las gasta el partido del gobierno, con la cultura en general y con la libertad de expresión en particular, no es de extrañar que la película esté sufriendo más contratiempos de los habituales.

Para empezar, según me ha comentado el propio Ilundain, “es ilustrador que ninguna televisión, ni ninguna ayuda pública haya entrado en este proyecto (…) hay que aceptar que te digan NO, pero resulta chocante que “desde arriba” te digan NO y que “desde abajo” la peli genere tanta expectación”.

Imagen promocional de "B"

La película “B” surge de una obra de teatro sobre el cara a cara entre Luis Bárcenas y el juez Ruz.

Sigue leyendo

Usted tiene derecho a no guardar silencio

Un amigo me manda el enlace del Museo Virtual de la Censura, creado por la fundación libanesa March (nada que ver con la fundación española del mismo nombre) para denunciar las limitaciones a la libertad de expresión en este país. Con el lema You have the right not to remain silent (Usted tiene derecho a no guardar silencio), la fundación, encabezada por la activista Lea Baroudi, ha decidido plantar cara a las decisiones de los organismos censores, que se aplican con tesón y arbitrariedad, desde 1921, a todo lo que se lee, oye y ve en el Líbano.

Una iniciativa de la fundación libanesa March

El Museo Virtual de la Censura refleja los problemas de la libertad de expresión en el Líbano.

Sigue leyendo